Propuesta de trabajo para el Centro de Estudios Jurídicos y Sociales de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos

Propuesta de trabajo para el Centro de Estudios Jurídicos y Sociales de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos.

Por: Roberto Julio Chávez Delgado

Introducción

La ANAD desde su creación se distinguió de otras organizaciones de abogados por su compromiso social con los sectores más desprotegidos, por ello, se avocó a formar un grupo “diferente”, en la que prevalecieran de manera general los principios del abogado[1] en un primer momento,  aunque, tal como lo demuestran sus objetivos no sólo se enfocó en esto sino además partió de la lucha política hacia la formación de estudios serios de carácter académico que pudieran contribuir al avance y desarrollo del derecho. En especial, lo contenido en el artículo 5°, incisos   d); e) ; f); g);  h); y m)[2]; así como la actividades planteadas en el artículo 6° estatutario, incisos a) y d)[3] particularmente, que de manera puntual establecen la intención de la organización para formar un Centro de Estudios Jurídicos y Sociales cuya finalidad sea el desarrollo sus integrantes y su aparición en foros, revistas especializadas, coloquios, universidades, entre otras.

En ese sentido, me parece que el considerable esfuerzo del doctor Manuel Fuentes al establecer el Centro de Estudios para el Cambio Social, de alguna manera fue el dar cumplimiento a los estatutos, sin embargo, me parece que la tarea por parte de la ANAD está aún pendiente con un centro que hasta el momento no se ha formado, por ello, propongo el siguiente plan de trabajo para el próximo periodo 2011-2013, el cual comprende los siguientes rubros:

Formación interna y desarrollo metodológico propio

Hace casi veinte años que la organización se formó en condiciones no muy distintas a las actuales, aunque dicho desarrollo ha sido deformado a lo largo del tiempo, en especial dentro de los cambios generacionales que de manera natural ocurren en la organización, por ello, considero necesario el desarrollo de nuestra historia propia y la actualización de nuestros principios mediante estudios serios que puedan revelar las tendencias actuales y cambios dentro de la misma.

En consecuencia, considero pertinente  el establecimiento de un propedéutico obligatorio de historia mínima para poder ser miembro de la organización, desde luego,  no con una dinámica medieval dogmática sino en el campo de la crítica histórica de la misma, el cual será necesario para ratificar la incorporación de nuevos miembros activos.

Asimismo, la formación de seminarios permanentes que reflexionen y arrojen resultados mediatos sobre el desarrollo y formación histórica de nuestros principios, en donde se establezca la metodología pertinente que tendrá la asociación para la elaboración de materiales críticos dentro de las academias como en el pueblo en general sobre aspectos jurídicas, sociales, políticos, entre otros con  propuestas claras al sistema, claro desde un marco abierto interdisciplinario pero con las pautas marcadas con el constitucionalismo social ó el desarrollo revolucionario[4].

De tal manera que, dichos seminarios y coloquios tendrán como propósito fundamental introducir a los miembros de la institución en discusiones teóricas metodológicas que sienten las bases pedagógicas para la formación de cursos especializados que serán ofertados ha otras instituciones, así como la integración de comités editoriales para nuestra revista jurídica social.

 Impartición de cursos y ampliación  del acervo bibliográfico

Me parece fundamental para la asociación la conformación de talleres, cursos y diplomados en materias especializadas del derecho y la investigación social, pues, eso nos permitirá por un lado, la obtención de recursos necesarios para el sostenimiento de la organización, y por otro, la posibilidad de difundir de manera más directa los avances del humanismo jurídico, así como la difusión de la nueva ética jurídica  y valores que persigue nuestra asociación. De tal manera que, se pretende formar un pequeño comité que funcionará en forma de colegio sobre los contenidos que se pretenden impartir y los docentes que los brindarán, para su respectiva aprobación, además de asegurar la calidad y eficacia de los cursos.

En consecuencia, se pretende formar un taller base metodológico donde se expondrán y discutirán diferentes aportes de las Ciencias Sociales para el estudio del derecho, desde luego, con bibliografía tanto clásica como actualizada, a efecto de poder brindar las herramientas a los miembros interesados para impartir algún modulo, el cual desde luego deberán desarrollar con dichas bases para que sea aprobado por el colegio y pueda ser considerado para el desarrollo de algún modulo. Tal curso no tendrá para los miembros adscritos costo alguno, sin embargo, si algún externo a la organización pretende tomarlo, se implementará un costo.

Ahora bien, es necesario la ampliación del acervo bibliográfico que se tiene en la sede “Digna Ochoa”, en especial lo relativo a los clásicos y en cierta medida lo contemporáneo, porque estos últimos pueden ser consultados en la mayoría de ocasiones en redes informáticas, pues, los avances más actualizados son artículos normalmente.

De tal manera que, al capacitar a los miembros que decidan sumarse a este proyecto tendrán que escribir tanto en nuestra revista electrónica como en publicaciones externas con una clara postura progresista sobre el derecho alternativo, además, asistir a foros, coloquios, debates y otras actividades académicas que puedan dar amplitud a nuestra postura. En cuanto al punto de la revista desde luego existirá un consejo editorial, tanto externo como interno, que respalde de manera moral nuestras publicaciones, además de que los artículos serán dictaminados por miembros internos especialistas en la materia, quienes darán sus puntos de vista respecto a las posturas y pertinencias de las propuestas elaboradas, y en su caso harán las observaciones pertinentes, a efecto de que el autor considere los puntos para incluirlos en nuestra publicación electrónica. Así entonces, la finalidad de dichos desarrollos tiene como objetivo principal formar nuestro propio acervo.

Por otra parte, los diplomados y cursos que se inicien en la ANAD serán onerosos para los externos, y de preferencia serán dirigidos a estudiantes de escuelas privadas medias, con el claro objetivo de complementar su formación académica, y de esa manera contribuir al desarrollo y dignificación de la profesión jurídica, además del pueblo en general a quienes nos debemos fundamentalmente.

 Actualizar y acondicionar los espacios de trabajo

La ANAD cuenta con la sede “Digna Ochoa” que es un gran espacio de reflexión y estudio jurídico, sin embargo,  es necesario renovar nuestro equipo de computo, así como aumentar instrumentos como pizarra, marcadores y quizá un proyector para efectos pedagógicos.

En ese sentido, cabría mencionar que con los recursos que se adquieran en base al trabajo académico se podrían financiar dichos gastos; es decir, tal vez no necesitemos erogar  del  fondo común de ANAD, y en caso de que se tenga que abonar se podrá recuperar de manera rápida.

A manera de conclusión

Desde luego, lo que se pretende formar no será de manera inmediata, sino a través de un esfuerzo conjunto y constante. Sin embargo, es un buen momento para consolidarlo, porque la ANAD debe ser un centro del saber y de la discusión razonada; es decir, aplicar la concepción de un gremio diferente más comprometido con las causas sociales. En consecuencia, es indispensable la formación de teoría que apoye nuestras acciones, pues, en el ámbito del derecho constantemente se ha ido formando la idea por una parte, del investigador que sólo es teórico y que conoce sólo aspectos de autores, teorías, y por otro, el  litigante que sólo conoce de procedimientos sin aplicar teoría y que se basa en una razón digamos práctica, entonces, resulta necesario el profesionista integral, aunque reconocemos que también existen abogados con un gran dominio de ambos campos, pero lamentablemente son excepciones.


[1] Véase, Couture, Eduardo,  Los mandamientos del abogado, en línea: http://diegorosales.wordpress.com/2008/06/12/decalogo-del-abogado-de-eduardo-j-couture/

[2] ARTÍCULO 5. Son principios y objetivos de la Asociación: …d) Pugnar por la superación permanente de sus miembros en los terrenos profesional, académico, teórico y científico; e) La movilización de los abogados de la República a fin de desarrollar una acción conjunta tendiente a lograr que la práctica y la ciencia jurídica participen activamente en sus respectivas entidades en el proceso de cambios socio-económicos que estén en consonancia con los principios y objetivos aquí enumerados. Consecuentemente, por una nueva cultura jurídica de la sociedad; f) La elaboración de estudios, análisis, compilaciones e investigaciones sobre la problemática jurídica en general; …h) La organización de un servicio de asesoría y capacitación jurídica con instrumentos, publicaciones, metodologías y técnicas adecuadas en educación popular, con el fin de que los grupos de pobladores asimilen y hagan suyos los conocimientos jurídicos básicos y los implementen en la solución de sus problemas jurídicos concretos …m) El respeto y cumplimiento de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de las leyes de ellas derivadas, por mejorar la actual legislación. Así como el respeto y cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las normas y convenios internacionales…

[3] ARTÍCULO 6. La Asociación desarrollará todas aquellas actividades compatibles con sus principios y objetivos, en especial las siguientes: a) Conferencias: Cada año realizará una conferencia nacional sobre temas vinculados con los principios y objetivos de los Estatutos. El temario será aprobado por el Consejo Nacional, conjuntamente con el Comité organizativo que se forme para tal efecto. Participarán en estos eventos los miembros de la Asociación y los que fueran invitados por el Consejo Nacional; …d) Centro de Estudios: Organizar un Centro de Estudios jurídicos y sociales;

[4] Véase, Chávez Delgado, Roberto Julio, La esperanza revolucionaria, en línea: http://www.azc.uam.mx/publicaciones/alegatos/pdfs/69/76-12.pdf

Anuncios

PRONUNCIAMIENTO POSTULANDO AL LIC. MEDARDO BAÑUELOS LAGUNES COMO CANDIDATO A PRESIDENTE DE LA ANAD PERIODO 2011 2013

Pronunciamiento Postulando al Lic. Medardo Bañuelos Lagunes Como Candidato a Presidente de la ANAD Periodo 2011 2013

La Asociación Nacional de Abogados Democráticos, se ha logrado posicionar en los más grandes estándares de defensa de la sociedad vulnerable a niveles internacionales, esto derivado del esfuerzo colectivo y del respeto de ideales forjados a través del tiempo seguido por sus fundadores e integrantes cuyo respaldo se deriva de la congruencia de los miembros, el cual genera respeto tanto de las personas que se han representado en la Asociación así como de las mismas autoridades y entes contra quienes se ha litigado.

Dicha congruencia origina que las generaciones de abogados postulantes recientemente egresados de las instituciones educativas busquen su integración en las filas de los llamados Abogados Democráticos, impulsándose en la trayectoria alcanzada por la ANAD y creyendo en el ideal forjado por la lucha de sus Fundadores.

Por lo tanto, al ser joven abogado y poder encontrar una oportunidad de participar en la lucha social consciente, manifestando ideas, creando foros de discusión propositivos, en conjunto con la ANAD, nos compromete a impulsar los resultados reflejados en el impacto que tiene la formación de pensamientos libres.

Así pues, el poder participar en los foros de Jóvenes por un Derecho Alternativo, nos permite palpar la problemática social del momento, nos coloca en un sentido de alerta y nos proporciona la capacidad de asombro al identificarnos con la sociedad representada y la unificación que se busca con la participación de los jóvenes abogados.

En consecuencia, el voto de confianza que se le ha dado a la comunidad de jóvenes abogados se identifica como una practica inédita de la Administración actual de la ANAD, se distingue no solo por ser una oportunidad de colaboración sino de trabajo en equipo de un andar codo a codo, donde surgen centros de trabajo específicos, y se muestra una entrega profesional de resultados positivos, debido a la tutela y seguimiento de personajes como el doctor Manuel Fuentes Muñiz y Medardo Bañuelos Lagunes, complementados por la vitalidad y ganas de aprender y conocer de los Jóvenes por un Derecho Alternativo.

Por ello, resulta necesario recurrir al testimonio de la historia para comprender que los problemas actuales de la asociación no son óbice para reconocer que éstos ya estaban planteados desde el inicio:

“Es necesario combatir los siguientes prejuicios que existen en la actualidad: Primero, al que presupone que no es posible infundir en la trasformación de la sociedad con base en elementos jurídicos, posición que conduce al ultra izquierdismo, y segundo, al que da por sentado que la única vía para la transformación de la sociedad radica exclusivamente en la modificación de la superestructura jurídica, lo que lleva al reformismo

En este sentido, sostenemos que el jurista desempeña un importante papel en la lucha de clases. Que este papel consiste en utilizar sus conocimientos en la defensa de los derechos e intereses de las clases explotadas y en la orientación y preparación de las masas, con la finalidad de que estas tengan elementos suficientes que les permitan su autodefensa”

Chilpancigo Gro., julio de 1979 FNAD primer encuentro de abogados democraticos…

De tal manera que, los jóvenes en el 2011 manifestamos que la ANAD se ha visto enaltecida, congruente, eficaz y productiva en lucha, en especial dentro de la última administración presidida de forma excepcional por el DR. MANUEL FUENTES MUÑIZ y con la siempre constante colaboración y participación del LIC. MEDARDO BAÑUELOS LAGUNES. Cabe mencionar que, los resultados obtenidos han sido gracias al equipo conformado, con posicionamientos positivos en diversas materias, sin protagonismos, con lucha constante de todos de manera integrada, motivada por logros sucesivos, desde luego, respetando la libertad de pensamiento individual.

Por otra parte, la importancia de la continuidad del proyecto nos indica que los beneficios logrados para la ANAD como conjunto son prudentes, las decisiones tomadas, en forma Democrática, han llevado a la ANAD de los últimos años a fortalecerse. El equipo de trabajo que es un ente progresista funciona con unidad, dando resultados positivos y palpables por los miembros de la asociación.

En síntesis, como miembro de la ANAD manifiesto mi postura por la continuidad del proyecto postulando de manera legítima como CANDIDATO IDÓNEO A LA PRESIDENCIA DE LA ANAD EN EL PERIODO  2011 – 2013 al LIC. MEDARDO BAÑUELOS LAGUNES.

  TONATIU VIDAL ROJAS CAMPOS

INTEGRANTE DEL GRUPO JÓVENES POR UN DERECHO ALTERNATIVO DE LA ANAD

CONJUNTO DE IDEAS DEL DR. ENRIQUE LARIOS

Postulación para contender por la Presidencia de la ANAD para el periodo 2011-2013

Mtro. Manuel Fuentes Muñiz.

Presidente de la Asociación Nacional de

Abogados Democráticos, A. C.

P r e s e n t e.

Muy estimado Manuel.

En primer lugar recibe un saludo con las seguridades de mi respeto y afecto. Ahora paso a expresar algunas reflexiones, cuando estás a punto de culminar tu encomienda al frente de la ANAD y hago propicia la ocasión para reconocer tu labor altamente fructífera; con ella innovaste muchas cosas, rompiste inercias, incorporaste jóvenes inquietos, renovaste los valores y aspiraciones que nos identifican, reorganizaste la página electrónica y sobre todo fuiste respetuoso y comprensivo con lo bueno del pasado para fincar las bases de un futuro promisorio, entre otras muchas características de tu gestión que sería largo enumerar.

Uno de tantos aciertos fue consultar a todos sobre “QUÉANADQUEREMOS”, sabiendo de antemano que cada pensamiento expresado aparecería en la página de internet que comunica a los miembros de la ANAD, y al respecto deseo formular las manifestaciones siguientes:

Yo quiero una ANAD que se siga engrandeciendo como una reserva moral del pueblo, pues de esta manera mantendrá la altura ineludible para seguir combatiendo a la corrupción, a los corruptos y a sus corruptores.

Quiero una ANAD que estudie y luche por el Estado de Derecho, para cumplir el deber cívico de derrotar la impunidad, que hoy como nunca antes, cabalga desmedida y con cinismo.

Quiero una ANAD desplegando un ideario que haga asequibles todos los derechos y todas las libertades de las mujeres; vislumbrarlas rompiendo las cadenas de la culpa, la ignorancia y la resignación, plenas de talento creativo haciendo nuevas leyes con mayor justicia, que innoven la técnica con rumbo humano pero sin abandonar sus características multiplicadoras de la belleza y la ternura.

Quiero una ANAD que impulse los derechos de todos los niños; y de entre ellos, urja los derechos de los más vulnerables, como los que trabajan, los que no van a la escuela, los huérfanos, los abandonados, las víctimas de los pedófilos, los esclavizados… En este espacio terrible del mundo real, debemos encontrar causes para que gocen de una infancia indefectible, que fortalezca su identificación con la sociedad de la que son parte. Si se les sigue excluyendo, estamos desertando del futuro y congregando multitudes completamente resentidas.

Quiero una ANAD que siga siendo aliada de los derechos de los trabajadores y de los sindicatos; debemos continuar acompañándolos en todas sus trincheras de la gran lucha por la defensa de la principal riqueza de la nación, que es el trabajo humano. No sólo las materias primas son sujetas de apropiación por aquellas empresas que tienen más poder que las mismas instituciones del Estado, éstas se apropian del trabajo de millones de mujeres y hombres sometiendo sus destinos, como si fueran cosas, a la ley de la oferta y la demanda, para ello, seducen, corrompen o amenazan a los gobernantes de cada patria, con la ambición de que vendan todavía más barata la mano de obra dentro del juego perverso de la competitividad internacional, de ahí la exigencia de que la reforma laboral que se filtra por la mayoría de las naciones, no pase el proceso legislativo, pues estaríamos replegando espacios y principios jurídicos irrenunciables ante una virtual “ley del despido libre”. Otro eje de acción, consiste en hacer viva la libertad sindical -la individual y la colectiva-, partiendo de la idea de que su cuerpo es indivisible y en él están integradas la autonomía y la democracia sindicales. Pero el renglón del proceso laboral es impostergable, debemos exigir mejoras presupuestales, capacitación y especialistas en materia de trabajo para lograr juicios con justicia social, funcionales y sobretodo ágiles, de lo contrario, las juntas de conciliación y arbitraje colapsarán ante el alud de demandas de tantos despedidos.

Quiero una ANAD ligada con los derechos y causas indígenas; esas normas consuetudinarias de las etnias que viven orgullosas de su resistencia heroica de más de 500 años, sobreviviendo a los genocidios coloniales y a las matanzas ordenadas desde el gobierno federal, o bien, perdurando frente a los ataques culturales. Progenie recia y de piel cobriza, de habitantes obstinados frente a las condiciones de aislamiento económico, pujantes víctimas en las cárceles, reacios al sometimiento, azorados ante la servidumbre política, la corrupción, la discriminación, la violencia, la carencia de servicios educativos, de agua potable y de medios para la salud… Es necesario abrazar sus emblemáticas banderas por seguir siendo originales y a la vez diferenciarse por su vestimenta, conservar sus costumbres, sus idiomas, su pureza filosófica, sus creencias y sus afanes tan diversos respecto de los nuestros.

Quiero una ANAD que sienta como propio el dolor de los migrantes documentados o indocumentados. Una parte se compone de los expulsados nuestros, damnificados de la miseria imperdonable que crece y crece, otros dañados por la falta de empleos, también hay víctimas destrozadas por la inseguridad pública que se debaten entre sentimientos que van del miedo al odio, producto de la infamia desatada sobre familias masacradas por criminales organizados o por los detentadores de las instituciones del Estado (me cuesta mucho diferenciarlos) que con despotismo las reduce a “daños colaterales”. El otro renglón nos duele y avergüenza por igual; son los hermanos del sur que transitan en la “bestia” por las venas de la geografía nacional sufriendo el riesgo de la burocracia migratoria que con policías en contubernio los veja, para sentir el poder de destrozar nervios humanos o los vende a grupos delincuenciales que los utilizan en las peores formas de trabajo o de esclavitud, si no es que los asesinan para robarles sus esperanzas.

Quiero una ANAD que sea el valladar de jóvenes idealistas; tenemos que empezar por escucharlos largamente y después estimularlos para hablar, gritar, denunciar todas y cada una de las atrocidades que se cometen en contra de los ciudadanos. Es apremiante construir tribunas libres, donde se digan con grandes ecos las verdades y que sus voces lleguen a todos los rincones del planeta. Nuestra agrupación cuenta con los mejores y más experimentados litigantes en materia de trabajo, en juicio de amparo, en procesos electorales, en derechos humanos… Es la hora de confiar en la juventud y transmitirles sin egoísmos y directamente los conocimientos, confiar en ellos pero no soltarlos, acompañarlos pero no dominarlos, hay que entregarles las técnicas de la investigación y argumentación jurídicas. ¡Claro que contamos con muchachos valiosos!, pero sin demérito de ellos, necesitamos más, muchos más; reduplicados serán más fuertes y con mayor futuro.

Quiero una ANAD hermanada con la libertad de expresión y con los reporteros sin fronteras; abriguemos al gremio de los periodistas que ejercen una profesión capital que penetra diariamente por los ojos, los oídos, la ciencia y la conciencia. Ellos transmiten e irrumpen hechos captados, gravados, interpretados, vividos y son tan irreverentes como nosotros los abogados que divulgamos lo que el gobierno quiere dejar callado. ¡Resguardemos la memoria de los comunicadores ejecutados!, gritemos sus derechos en la Relatoría para la Libertad de Expresión de la ONU, a sabiendas de que México es la región más peligrosa para el ejercicio de la prensa libre. No es posible olvidarnos de los derechos de las audiencias, frente al frenesí del duopolio televisivo y sus casi imperceptible antidemocracia; sus tentáculos noticiosos constituyen el factótum de la plutocracia para mantener a los medios sin compromiso social.

Quiero una ANAD que desarrolle un observatorio jurisprudencial; hay que hacer valer el “principio de progresividad”, para denunciar públicamente a los juzgadores -en la interpretación torcida de un caso concreto-, a los legisladores –cuando diseñan proyectos de leyes pervertidas- o al ejecutivo –al aplicar las normas sesgadamente. Se requiere dar seguimiento y denunciar las resoluciones que exhuman criterios, principios e instituciones superados. Si en los ámbitos jurídicos se retrocede impunemente, intentarán volver discutir si debemos ser República o imperio.

Quiero una ANAD involucrada substancialmente con los derechos humanos y su inaplazable aplicación sin condiciones para la defensa, conservación, libertades, desarrollo y dignidad de la vida humana. Hay que repeler a los personajes agresores que utilizan las fuerzas del Estado para humillar, hacer callar, resignar, culpar, oprimir, amenazar, asesinar y después negarlo todo, o bien, enorgullecerse insolentemente de estos actos. En este capítulo se debe abonar en serio a la correcta interpretación de la última reforma constitucional en materia de derechos humanos, sabiendo que si no hacemos la tarea, otros intentarán descarrilarla. Aquí tenemos abogados que han emprendido con toda pulcritud juicios internacionales y han logrado trascendentes restituciones a víctimas con derechos violados por burócratas enloquecidos que doblegan cuerpos, utilizan la desaparición forzada, el chantaje, la tortura o asesinan, pero no han podido subyugar el espíritu que inyecta la democracia perseverante.

Quiero una ANAD que despliegue la enseñanza del Derecho Internacional del Trabajo, para romper la ilusa concepción de un Derecho Laboral doméstico y domesticado. Es tiempo de que los abogados hagamos escuchar las voces del sindicalismo independiente en la OIT y otros organismos internacionales, rompamos el cerco establecido por los sindicalistas corporativos y quienes los “maicean”. Además, debemos de tener una presencia permanente en Ginebra, durante las conferencias anuales de la OIT; habrá que conocer sus entrañas y ajustar los conflictos internos para internacionalizarlos.

Quiero una ANAD íntimamente ligada con las universidades; necesitamos imponernos los objetivos de aprender y enseñar. Cuando ganamos un juicio y atesoramos el expediente, obtenemos menos que migajas, en cambio, si con los documentos producto de la experiencia aleccionamos, adiestramos, preparamos a los jóvenes, se multiplicarán los triunfos y el conocimiento será macizo. Academizar a la ANAD significa recuperar los estandartes del fundador Emilio Krieguer, para dar lecciones de dignidad, irrumpir en los claustros emperifollados y derramar su ciencia entre todos los que quieran alcanzarla para recrear el poder que libera de las ataduras y de los fardos de la ignorancia.

Quiero una ANAD solidaria con los ámbitos internacionales, que trascienda, que se identifique, que exalte el despertar de los países árabes, que se enamore de las protestas y redoble las marchas de los indignados de Europa, Estados Unidos, especialmente las de España y de tantas otras naciones que tienen los mismos dolores aproximados. Respaldemos la sublevación de los jóvenes chilenos que exigen educación pública… Exhortemos a los mandatarios mexicanos para que cumplan los compromisos internacionales que sustentan la presunción de inocencia. Sus ansias y sus urgencias se parecen tanto a las nuestras que se traducen en una simple “paz con dignidad” y rechazo al proyecto de una ley de inseguridad y demencia que tiene como único eje, que los incendios provocados se sofoquen con gasolina.

Quiero una ANAD organizada y fuerte, tan respetada que tenga y acopie el aval social para certificar a sus miembros y que sus acreditamientos cuelguen en el muro de honor de cada oficina.

Quiero una ANAD como la quieren todos y cada uno de sus integrantes: prestigiada, enaltecida, florecida con el trabajo y el esfuerzo del conjunto de abogadas y abogados, con propuestas individuales y colectivas pues se advierte en cada uno de nosotros un ombudsman genético que no requiere de formalidades oficiales para defender al pueblo, a los discapacitados, a los ancianos, a la ecología o las causas de los atropellados por el poder y que parecen perdidas, y que todo ello hace de la ANAD, la expresión jurídica de la Patria.

Estimado Presidente Manuel Fuentes Muñiz, mucho te agradeceré que este conjunto de ideas sea publicado en la página de la ANAD para que la juzguen todos, pues con ella estoy expresando abiertamente mi postulación para contender por la Presidencia de la ANAD para el periodo 2011-2013.

Además, solicito de la manera más respetuosa y atenta el apoyo y el voto de cada abogada o abogado integrante, para alcanzar una Institución que proyecte definitivamente la defensa de las causas que hagan coincidir el Derecho con la Democracia.

Atentamente

Coyoacán, Distrito Federal, a 13 de octubre de 2011.

DR. ENRIQUE LARIOS

04455-2737-8765 enlarios@ hotmail.com

Primer Comentario en el Sitio “queanadqueremos”

22/09/2011 a las 2:20 pm

José Alberto López Damián

Estimado Presidente:

Creo muy oportuno comenzar el debate sobre el tema de la renovación de nuestra Presidencia; y considero que tenemos activos muy importantes para ésta responsabilidad:

Jorge Viveros, Enrique Larios y Pilar Noriega; entre otros.

Sin embargo, abrá que empezar por trazar un Plan de Trabajo con el cual comprometernos.

Un abrazo.

Saludos